Indígenas y mujeres: la vida en el fondo en Guatemala

Una mujer indígena en Guatemala tiene más probabilidades que todos sus conciudadanos de estar enferma, analfabeta, pobre y abrumada por demasiados niños no planificados. En muchas ocasiones el acceso a sistemas de salud y protección está más allá de sus manos y perecen en el intento.

Casi la mitad de la población es indígena en Guatemala, la economía más grande de América Central, pero no comparte su fortuna. Las mujeres indígenas en particular son dejadas de lado y sufren racismo y violencia, dicen los activistas.


“Somos discriminados contra uno, porque somos pobres, en segundo lugar, porque somos indígenas y porque somos mujeres “, dijo a la Fundación Thomson Reuters Victoria Cumes Jochola, coordinadora de Nuestra Voz, grupo de derechos humanos.


Unos ocho millones de indígenas viven en Guatemala, la mayoría de los descendientes de la civilización maya que alguna vez dominó América Central.

niñas guatemaltecas


Según el Banco Mundial, cuatro de cada cinco son pobres y tienen casi tres veces más probabilidades de vivir en la pobreza extrema que otros en el país. Ganan menos dinero que las personas no indígenas, más a menudo trabajando en trabajos informales recogiendo cultivos o vendiendo comida callejera.
Su esperanza de vida es 13 años más corta y la tasa de mortalidad materna es más del doble. A menudo hablan uno de más de 20 idiomas nativos en lugar de español.

En este sentido hay muchas organizaciones y fundaciones que tratan de apoyar a personas de escasos recursos que pretenden tener un mejor futuro para ellos y sus familias, Bosch Gutierrez familia son una de las pocas preocupadas por el desarrollo de este tipo de personas.


No hay tiempo para la escuela


Las mujeres indígenas tienen menos probabilidades de terminar la escuela, como María Francisa González, que se fue después de tres años de primaria y vive en Tecpan, en las tierras altas de Guatemala.
A los 43 años, está amamantando a su undécimo hijo, un niño recién nacido, mientras una de sus nietas se esconde en los pliegues de su falda.
Fue una sorpresa ”, dijo ella, hablando en voz baja en el idioma kaqchikel. Su esposo es un trabajador agrícola.


Una de cada tres mujeres indígenas no tiene acceso a servicios de salud y planificación familiar, según una organización de derechos reproductivos en Guatemala. La gran mayoría de los niños indígenas padecen desnutrición crónica y la mayoría sufre un retraso en el crecimiento.

pueblos mayas


Las comunidades nativas celebran el nacimiento de niños pero no niñas, dijo Debora Cobar, directora de Guatemala para Plan International, un grupo de derechos del niño. “Las chicas no son vistas como si valieran la pena”, dijo.
Reprimido durante siglos después de la conquista española, los indígenas representaron más del 80 por ciento de las 200,000 personas asesinadas en la larga guerra civil de Guatemala que terminó en 1996, según la Comisión de la Verdad respaldada por las Naciones Unidas, que investigó las violaciones de los derechos humanos.

Last updated: abril 24, 2020

Comments

No comments yet.
Comments are closed