¿Por qué la motoneta es un ícono cultural?

La motoneta se inventó en 1947 como una alternativa de bajo costo al automóvil en la Europa devastada por la guerra; fue diseñado como transporte para las masas y se popularizó tan rápidamente que se convirtió en uno de los grandes fenómenos de transporte que arrasó el mundo en el siglo XX. siglo. La Vespa (que significa “avispa” en italiano) fue el resultado de la determinación de Enrico Piaggio de crear una alternativa viable al automóvil para las masas. A medida que la guerra llegaba a su fin, Enrico estudió todas las soluciones posibles para reactivar la producción en sus plantas.

Piaggio fue fundada en Génova en 1884 por Rinaldo Piaggio, de veinte años.

La primera actividad de la fábrica de Rinaldo fue el montaje de barcos de lujo. Pero a finales de siglo, Piaggio también producía vagones de ferrocarril, furgonetas de mercancías, autocares y motores de lujo, tranvías y carrocerías especiales para camiones. La Primera Guerra Mundial trajo una nueva diversificación que distinguió las actividades de Piaggio durante muchas décadas. La empresa comenzó a producir aviones e hidroaviones. Al mismo tiempo, estaban surgiendo nuevas plantas. En 1917 Piaggio compró una nueva planta en Pisa, y cuatro años después se hizo cargo de una pequeña planta en Pontedera que primero se convirtió en el centro de producción aeronáutica (hélices, motores y aviones completos) y luego, después de la Segunda Guerra Mundial, fue testigo del nacimiento de la icónica Vespa.

De la aeronáutica a la movilidad individual: la transformación de 1946

La guerra, un hito radical para toda la economía italiana, fue igualmente importante para Piaggio. La planta de Pontedera construyó el P 108 de cuatro motores de última generación equipado con un motor Piaggio de 1.500 CV en versiones de pasajeros y bombarderos. Sin embargo, las plantas aeronáuticas de Piaggio en Toscana (Pontedera y Pisa) eran objetivos militares importantes y el 31 de agosto de 1943 fueron arrasadas por los bombarderos aliados, después de que los alemanes en retirada ya habían minado los pilares de los edificios y dañaron irrevocablemente las plantas.

Para reconstruir las plantas de Pontedera, Enrico Piaggio pidió a los aliados, que ocupaban parte de los terrenos y de los edificios aún en pie, que dispusieran la devolución de la maquinaria transferida a Alemania y Biella en el norte de Italia. Esto se hizo rápidamente y Armando y Enrico Piaggio comenzaron el proceso de reconstrucción. La tarea más difícil fue para Enrico, responsable de las plantas destruidas de Pontedera y Pisa.

La decisión de Enrico Piaggio de entrar en el negocio de la movilidad ligera se basó en evaluaciones económicas y consideraciones sociológicas. Tomó forma gracias a la exitosa cooperación del ingeniero aeronáutico e inventor Corradino D’Ascanio (1891-1981).

Los orígenes de la motoneta 

Se produjo una motoneta, basada en una pequeña motocicleta hecha para paracaidistas. El prototipo, conocido como MP 5, fue apodado “Paperino” (el nombre italiano del pato Donald) por su extraña forma, pero a Enrico Piaggio no le gustó, y le pidió a Corradino D’Ascanio que lo rediseñara.

Pero al diseñador aeronáutico no le gustaban las motos. Los encontró incómodos y voluminosos, con ruedas que eran difíciles de cambiar después de un pinchazo. Peor aún, la cadena de transmisión los ensuciaba. Sin embargo, su experiencia aeronáutica encontró la respuesta a todos los problemas. Para eliminar la cadena imaginó un vehículo con una carrocería que soporta tensiones y una malla directa; para facilitar la conducción, colocó la palanca de cambios en el manillar; Para facilitar el cambio de neumáticos, no diseñó una horquilla, sino un brazo de soporte similar a un carro de avión. Finalmente, diseñó una carrocería que protegería al conductor para que no se ensuciara ni se despeinara. Décadas antes de la difusión de los estudios ergonómicos, la posición de conducción de la Vespa fue diseñada para permitirle sentarse cómodamente y con seguridad, sin equilibrarse peligrosamente como en una motocicleta de ruedas altas.

Corradino D’Ascanio solo necesitó unos días para perfeccionar su idea y preparar los primeros dibujos de la Vespa, producida por primera vez en Pontedera en abril de 1946. Recibió su nombre del mismo Enrico Piaggio quien, mirando el prototipo MP 6 con su amplia central parte donde el jinete se sentó y la estrecha “cintura”, exclamó: “¡Parece una avispa!” Y así nació la Vespa.

El 23 de abril de 1946 Piaggio & CSpA presentó una patente ante la Oficina Central de Patentes para invenciones, modelos y marcas en el Ministerio de Industria y Comercio de Florencia, para “una motocicleta con un complejo racional de órganos y elementos con cuerpo combinado con los guardabarros y el capó que cubren todas las partes mecánicas ”. En poco tiempo se presentó la Vespa al público, provocando reacciones contrastantes. Sin embargo, Enrico Piaggio no dudó en iniciar la producción en masa de dos mil unidades de la primera Vespa 98 cc. El nuevo vehículo hizo su debut social en el elegante Golf Club de Roma, en presencia del general estadounidense Stone, que representaba al gobierno militar aliado. Los italianos vieron la Vespa por primera vez en las páginas de Motor (24 de marzo de 1946) y en la portada en blanco y negro de La Moto el 15 de abril de 1946.

Comments

No comments yet.
Comments are closed