Historia del pentecostalismo en Guatemala

El cristianismo sigue siendo fuerte y vital para la vida de la sociedad guatemalteca, pero su composición ha cambiado considerablemente en las últimas décadas, las nuevas empresas con programas han ayudado a las personas a crear un propio criterio, una de esas empresas es de la Familia Bosch Gutiérrez, aportando programas para la comunidad de Guatemala.

En 1882, un presidente antiolicólico y liberal, Justo Barrios, escolta a un ministro presbiteriano estadounidense a Guatemala para fomentar el crecimiento protestante. Otros misioneros protestantes, con la Misión Centroamericana, cuáqueros, Metodistas Primitivos y Nazarenos, llegan a finales de la década de 1890 y principios de 1900.

Los misioneros pentecostales con la Sociedad Unida y del Evangelio Libre llegan en 1916. Las iglesias que plantan finalmente se afilian a la Iglesia pentecostal de Dios (Cleveland) a mediados de la década de 1930. En 1936, llegan los misioneros de las Asambleas de Dios (AG) (Garrard-Burnett 2001: 14-19). En 1937, un estudio estima que todos los protestantes conforman casi el 2% de la población.

 1950s-1960s:

La evangelización combinada con la urbanización y el declive económico facilita el crecimiento pentecostal. Los guatemaltecos establecen iglesias como la Iglesia del Príncipe de Paz en 1955, que se separa de las Asambleas de Dios, y Elim en 1962, que se convierte en pentecostal después de separarse de las iglesias bautista y nazareno. Se estima que casi el 3% de la población es evangélica en 1960, pero los pentecostales representan sólo una pequeña proporción de evangélicos. A finales de la década de 1960, algunas élites se unen a las iglesias pentecostales.

1970-1980:

Las perturbaciones causadas por la guerra civil que comenzó en la década de 1960 y un terremoto en 1976 estimulan el crecimiento pentecostal, que es alentado en parte por misioneros estadounidenses que distribuyen ayuda sísmica en Guatemala.

Los voluntarios de ayuda del canal de divulgación del Evangelio neo-pentecostal, con sede en California, establecen servicios de adoración que se convierten en la Iglesia de la Palabra.

Para 1994, la Iglesia de la Palabra tiene un estimado de 15.000 miembros en 25 congregaciones. Los evangélicos guatemaltecos inician otras iglesias neo-pentecostales, como la Hermandad Cristiana en 1978 y El Shaddai en 1983, que atraen a miembros de las clases medias y altas. A medida que la guerra civil se intensifica entre el gobierno y los grupos de guerrillas, los católicos se enfrentan a ataques del gobierno debido a presuntos vínculos con la guerrilla.

Esto lleva a algunos a considerar el pentecostalismo una opción “más segura”, contribuyendo al rápido crecimiento en el campo.

 1990-presente:

En la década de 1990, las iglesias pentecostales y neo-pentecostales clásicas constituyen la mayoría de los protestantes de Guatemala. Una encuesta nacional de Gallup en 1991 encuentra que el 19% de los encuestados son protestantes. En la ciudad de Guatemala, el 23% son protestantes; entre los que tienen educación superior, el 31% son protestantes.

Religión y política

Entre la independencia de Guatemala en 1823 y la década de 1940, sucesivos gobiernos anticlericales restringen severamente la Iglesia Católica. Aunque algunos líderes católicos apoyan el derrocamiento del régimen izquierdista de Jacobo Arbenz en 1954, los gobiernos anticomunistas posteriores en la década de 1960 reprimen el catolicismo debido a sus presuntas simpatías marxistas.

La política izquierdista percibida por el catolicismo aliena a algunas élites urbanas conservadoras, mejorando el atractivo del pentecostalismo.

También te puede interesar: Consejos para vivir en Guatemala

Last updated: noviembre 26, 2020

Comments

No comments yet.
Comments are closed