El comedor se ha convertido en un imprescindible

Durante mucho tiempo he tenido problemas con la idea de borrar los divisores entre las habitaciones y forzar todo en un espacio multifuncional, a menudo sin el comedor formal o cualquier mesa de comedor real. Y, si las órdenes de quedarse en casa por el coronavirus me han enseñado algo, es que la mesa del comedor (y el comedor, idealmente) es más importante hoy más que nunca.

A medida que nos acercamos al final del año, hemos ido descubriendo que una buena rutina es imprescindible para mantener la cordura. La clave de esa rutina es tener límites: entre el tiempo de trabajo, el tiempo de relajación, el tiempo social y el tiempo de dormir.

La mesa de comedor ha sido fundamental para mantener esas divisiones. Es un espacio que categóricamente no es la cama, ni el sofá, ni la encimera de la cocina, pero eso no quiere decir que no sea multifuncional. De hecho, es una pieza versátil que facilita innumerables actividades de cuarentena.

Cuando es hora de trabajar, colocar la computadora, teclado y otros elementos esenciales de escritorio en la mesa de comedor para comenzar el día. Cuando termina la jornada laboral, esos elementos se dejan a un lado para colocar una mesa, donde como una cena solitaria antes de retirarme al sofá para avanzar en el último espectáculo digno de atracones. Si hay una de llamada en zoom en la agenda, la mesa del comedor también lo acoge, pero con una configuración diferente (computadora en una pila de libros más una copa de vino y una vela para una buena iluminación). La mesa de comedor es lo suficientemente flexible como para desempeñar múltiples funciones, pero también lo suficientemente separada de otros espacios para hacer cumplir las divisiones entre las actividades del día.

Mientras está sentado allí, no se puede ver los platos sucios amontonados en el fregadero o la ropa que debe doblarse en el dormitorio o, sí, la televisión llamando con su pozo sin fondo de opciones de Netflix.

Y no se está solo en esto: muchos otros, tanto los que viven solos como con familias numerosas, han encontrado un nuevo uso para sus comedores, que alguna vez fueron en gran parte ignorados. Para algunos, ahora son espacios de arte dedicados a los niños, donde los proyectos se pueden dejar en progreso sin interrumpir la cocina u otro tiempo familiar. Para otros, se han transformado en mesas de juego, lugares donde las familias pueden reunirse para una ronda de Monopoly o Catán, o para trabajar en un rompecabezas, que está decididamente separado del escritorio o del escritorio de la escuela. Quizás el mejor ejemplo de esta flexibilidad es una mesa personalizada , que se transforma de una mesa de comedor en una mesa de ping-pong para horas de diversión familiar.

Comments

No comments yet.
Comments are closed