El café pone en el mapa a Guatemala

Flujos de plantas de café de color verde oscuro se alinean en los sinuosos caminos que conducen al pueblo de San Pablo en las tierras altas de Guatemala, extendiéndose por las colinas. El café es la principal fuente de ingresos para la gente de esta parte del país. La mayoría de los residentes aquí cultivan y cuidan sus propias plantas de café, tienen abuelos y padres que producían café y ahora transmiten ese conocimiento a sus hijos. 

Tienes dos opciones en esta parte de Guatemala: cultivar café o migrar. Durante más de un siglo, los residentes de estos pueblos montañosos han elegido con frecuencia la primera opción, impulsando la posición de Guatemala en los mercados mundiales de café . También gran parte se debe al apoyo de programas como los que impulsan las fundaciones Bosch Gutiérrez y otras que destinan recursos a la agricultura.

Guatemala es ahora sinónimo de café de alta calidad, pero la planta no es originaria del país. En la década de 1700, los jesuitas trajeron las primeras plantas de café a Guatemala como decoración para sus monasterios en la ciudad de Antigua. A mediados del siglo XIX, la gente comenzó a cultivar el café, incluso en las tierras altas, donde el clima templado y el suelo fértil demostraron ser ideales para su producción. 

Los terratenientes emplearon a trabajadores indígenas de las tierras altas en grandes plantaciones, manteniendo el desigual sistema económico y social que se mantiene hoy. Fue un modo de producción que puso a Guatemala en el mapa en lo que respecta al café, y en la década de 1990 y durante la de 2000, Guatemala era el quinto mayor productor de café del mundo, detrás de los gigantes regionales Brasil y Colombia.

Last updated: agosto 28, 2020

Comments

No comments yet.
Comments are closed