Importancia de una habitación cálida

Un entorno relajante es esencial para un buen descanso nocturno. Los estudios han demostrado que las personas simplemente duermen mejor cuando tu habitación está optimizado en cuanto a niveles de luz y ruido, temperatura y comodidad. Y puesto que la calidad y la duración del sueño están directamente relacionadas con otros aspectos de la salud humana, un entorno de dormitorio que fomente el sueño también puede mejorar cómo se siente uno cuando está despierto.

Lo mejor de todo es que crear el dormitorio ideal no tiene por qué suponer un gasto excesivo. Hay varias formas rentables de hacer que su espacio para dormir sea más relajante y adecuado para el descanso.

Elementos importantes de un dormitorio relajante

Habitación cálida

Para diseñar un dormitorio relajante, debes tener en cuenta los siguientes factores:

Temperatura

Algunas personas pasan calor en la cama, mientras que otras duermen algo frescas. Sin embargo, cualquier adulto sano experimentará un descenso de la temperatura corporal1 mientras duerme. Esto ocurre de forma natural durante las fases iniciales del ciclo de sueño, ya que una temperatura central más baja le hace sentir somnoliento, mientras que una temperatura más alta le ayuda a mantenerse alerta durante el día.

Tanto si sólo utiliza una sábana superior como si duerme bajo un grueso edredón, muchos expertos coinciden en que la temperatura ideal del dormitorio para dormir es de 18,3 grados centígrados (65 grados Fahrenheit). Esto puede parecer un poco frío para algunos, pero un ajuste más frío del termostato te ayuda a mantener una temperatura central más baja mientras duermes.

Ruido

No es de extrañar que un dormitorio más tranquilo sea mejor para dormir que uno más ruidoso. Los ruidos fuertes3 pueden provocar una fragmentación e interrupción grave del sueño, lo que a su vez puede tener un impacto negativo en su salud física y mental. Las investigaciones sugieren incluso que el ruido a niveles bajos puede hacer que cambie a una etapa de sueño más ligera o que se despierte momentáneamente.

Debe esforzarte por mantener tu dormitorio lo más silencioso posible, bloqueando los ruidos exteriores. El zumbido de un ventilador o una máquina de ruido blanco relajante puede enmascarar eficazmente otros sonidos y ayudarle a conciliar el sueño. Algunas personas también disfrutan escuchando música cuando se acuestan. Los sonidos ambientales o la música relajante, que también pueden aliviar la ansiedad y aliviar el dolor físico. También existen cortinas que bloquean el ruido.

Luz

Los ritmos circadianos que guían tu ciclo de sueño-vigilia están muy influenciados por la luz natural y la oscuridad. Durante el día, los ojos perciben la luz del sol y envían una señal al cerebro para que produzca cortisol, una hormona que le ayuda a mantenerse alerta y con energía. Por la noche, cuando cae la oscuridad, el cerebro produce otra hormona, la melatonina, para inducir la sensación de sueño y relajación.

La exposición a la luz artificial por la noche puede retrasar el ritmo circadiano y prolongar el inicio del sueño5, es decir, el tiempo que se tarda en dormirse. La intensidad de la luz se mide en unidades conocidas como lux. Los estudios han revelado que la exposición a fuentes de luz con un lux de 10 o más al final del día puede provocar más despertares nocturnos y menos sueño de onda lenta, una parte del ciclo de sueño que es vital para la reparación celular y la restauración corporal.

Colchón y ropa de cama

Muebles de habitación

Dependiendo de sus preferencias de sueño, puede disfrutar del contorno corporal de la espuma viscoelástica, del apoyo suave del látex o de la sensación elástica de un colchón con espirales. Algunos estudios han revelado que un colchón más nuevo7 favorece una mejor calidad del sueño y alivia más el dolor de espalda que un modelo más antiguo. Sin embargo, el mejor colchón para usted depende probablemente de factores individuales como el peso corporal, la posición normal para dormir y si prefiere acostarse sobre una superficie blanda o firme.

También debe elegir los artículos de cama en función de sus criterios personales. Entre las consideraciones más importantes para elegir la mejor almohada están la firmeza, el grosor y la durabilidad. En cuanto a las sábanas, la mejor opción puede depender de si prefiere un tacto crujiente o sedoso y del calor que tenga durante la noche.

Leer también: Cómo elegir la cabecera adecuada

Last updated: junio 27, 2022

Comments

No comments yet.
Comments are closed